Falta formación por Toño Omatos

Ratio:  / 1
MaloBueno 

El principal problema que tiene el fútbol base es la falta de formación de los monitores o entrenadores de los equipos. Parece ser que para entrenar a los niños vale cualquiera independientemente de si ha realizado algo de formación: carnet de entrenador, especialista en Educación Física, tiene alguna relación con la docencia, etc…. Basta con haber jugado al fútbol (¿¿Einstein enseñaría bien matemáticas a niños???), que juegue en el juvenil, cadete, que sea el padre de un niño, etc…

Probablemente no sea necesario para llevar un equipo de niños saber diseñar nuestros entrenamientos mediante macrociclos, mesociclos, microciclos y sesiones. Tampoco puede que sea necesario saber crear unidades didácticas del entrenamiento: objetivos a trabajar, contenidos a desarrollar,  metodología, temporización , criterios y procedimientos de evaluación y materiales a utilizar.

Lo que si es evidente es que se han de tener unos conocimientos mínimos de que objetivos se pueden trabajar con que edades, que metodología es la que hay que utilizar y tener muy clara la temporización. Se ha de saber transmitir con precisión y con un lenguaje adecuado a nuestros interlocutores los conceptos que queramos enseñar, se han de dar las pautas de forma precisa y sencilla, se ha usar primordialmente el reforzamiento positivo y la mejora de los vínculos afectivos.

A continuación os pongo una serie de burradas que he visto en diferentes entrenamientos, que sabemos que pasan en los entrenamientos y en los partidos, algunas las he sufrido en carne propia y otras, simplemente las he visto:

  • En un torneo de prebenjamines, una persona que se considera con conocimientos de fútbol me comenta: “mira que defienden mal estos niños, no saben todavía defender por detrás”. Pues sí, desde nuestra concepción espacial perfectamente estructurada, parece ilógico que tras un año jugando al fútbol no lo sepan hacer. Pero las variables espacio-temporales que manejan los niños no son las nuestras, ellos no tienen automatizada la situación de la portería, las referencias del campo y mucho menos cuando hay diferentes objetos en movimiento. Otra cosa a plantear es ¿detrás de qué…?, esta es una de esas frases hechas en el fútbol que no tienen ni pies ni cabeza.
  • Al hilo con la situación anterior. Un día la acabar un partido le comento a un niño: “Fulanito ¿por qué en estas situaciones marcas al rival así?”. En el siguiente gráfico muestro la situación que se daba. El niño me contesta “es que el entrenador me manda marcar por detrás”. Me quede sin palabras, me dije a mi mismo “lo está haciendo bien bajo las premisas del entrenador”. Este es un claro ejemplo de la importancia de transmisión e la información con precisión y aplicable a todas las situaciones reales. Que se ve aquí, falta de formación, es más fácil explicar como se defiende mediante la triangulación del jugador contrario, balón y portería (al final en fútbol casi todo son triángulos y me sale mi formación matemática) y que el jugador debe de situarse en medio del triángulo, posteriormente le podemos hacer ver a que distancia debe de estar del jugador (menor en nuestro campo  y mayor en campo contrario). Todo esto se puede trabajar en situaciones de 2×1, 3×2, etc.

situacion1

  • A un niño le dicen que se pegue a la línea de banda y el niño literalmente lo hace.
  • En un entrenamiento de benjamines, estos estaban haciendo series con balones medicinales, los portaban en los brazos y los debían lanzar a sus compañeros. En estas edades está totalmente contraindicado este trabajo debido a la fragilidad de las estructuras óseas, musculares y tendinosas y , sobre todo, a los puntos de inserción de estas.
  • En infantiles de primer año, otro comentario, “es que el central no sabe pegar dos pasos adelante y dejar al delantero en fuera de juego“. La complejidad táctica de dicha acción es de categorías bastante superiores, pues conlleva un dominio del posicionamiento muy grande.
  • En prebenjamines, poner series de conducción es eslalon. Resultado: la mayoría de los niños se llevan los bolos con el consiguiente enfado del ordenador. A quién hay que reñir es al entrenador, un prebenjamín no tiene preparado su desarrollo motor para hacer una conducción compleja.
  • No dejar a los niños benjamines pisar el balón. El ejercicio de pisar el balón y cambiar de dirección es un excelente ejercicio de psicomotricidad además de que pisar el balón forma parte de una de las acciones técnicas básicas que todo jugador de fútbol debe de dominar: la parada y el cambio de dirección en la conducción ( en concreto para girar 180º no hay nada mejor).
  • Charlas teóricas de más de 10 minutos.
  • Sesiones de entrenamiento consistentes en calentamiento, correr y partidillo. O directamente, partidillo contra el B, es como si en un profesor todo su bagaje sería todos los días hacer exámenes y nada de didáctica.
  • ……

Una imagen vale más que mil palabras:

Os recomiendo a todos lo que desconocéis el mundo de los niños y su desarrollo psicológico y físico que leáis los siguientes libros de Daniel Lapresa Ajamil, Javier Arana Idiákez, Belén Garzón Echevarría y ….:

En especial, los dos primeros son imprescindibles para el fútbol base, así como “Fútbol a medida del niño” y “Fútbol a medida del adolescente” de Horst Wein.

Aquí os dejo una frase de uno de estos libros y que debería de resumir lo que se busca en un educador-entrenador de fútbolo base:

"Se hace necesario que los responsables de la aplicación del Deporte Escolar conozcan perfectamente el mundo de la educación y lleguen a respetar las leyes del desarrollo del niño; de esta forma se podrá concebir una práctica deportiva educativa que llegará a ser una prolongación natural de la Educación Física Escolar, sustituyendo el concepto tan arraigado en el mundo del deporte de “selección deportiva” por el de “formación deportiva”.

Toño Omatos

Share
comments

Información adicional